Cáritas insiste en la necesidad de comprometerse para cambiar el mundo

3 de Junio de 2018

Estamos en el día Nacional de la Caridad, que coincide siempre con la solemnidad del Corpus Christi. En esta fecha queremos tener presente el lema de Cáritas que nos ha acompañado a lo largo de todo este curso: “Tu compromiso mejora el mundo”.

La llamada al compromiso es una llamada a tomar nuestra vida con seriedad y nuestras decisiones con responsabilidad. Somos conscientes de que no corren buenos tiempos para los compromisos fuertes. Preferimos la vida fácil y cómoda. Sin embargo, el ser humano es capaz de grandes tareas, retos y compromisos.

Cáritas nos anima a responder a la invitación que nos hace hoy Jesús de compartir su mesa y su estilo de vida centrado en el amor a Dios y el servicio a los demás.  Estamos llamados a salir al encuentro de las personas con las que cada día compartimos camino, con las que nos cruzamos y con las que nos entrelazamos en proyectos, con valentía, creatividad, denuncia y acción. 

Para responder a esta responsabilidad compartida, Cáritas nos ofrece varias claves:

Vivir de forma comprometida: Conoce la realidad de tu barrio e implícate en las situaciones injustas y dolorosas que encuentres.

Vive contracorriente: Asume riesgos, y participa en algún proyecto social con tu familia, tus vecinos, tu parroquia… así, entre todos, conseguiremos una mejor convivencia.

Colabora en un modelo que ponga en el centro a la persona: Cuida tu consumo, compra lo que necesites, y hazlo con cabeza, porque lo justo es que todos tengamos acceso a lo que necesitamos para vivir con dignidad. Comparte tus bienes, tu saber, tu tiempo… para mejorar la vida de otras personas. 

Denuncia las situaciones donde los derechos de las personas son vulnerados: Fórmate e interésate por lo que ocurre a tu alrededor y participa con diferentes entidades en acciones que construyan una ciudadanía más responsable.

En este contexto, Cáritas hace un llamamiento a la sociedad y pide nuestra implicación como voluntarios, como socios o donantes. Un apoyo necesario para poder seguir manteniendo los proyectos de apoyo a tantas familias que lo necesitan.

MEMORIA 2017

Cáritas Diocesana de Albacete ha presentado su Memoria Anual del año 2017 y en ella se constata que siguen creciendo la desigualdad y las situaciones de pobreza y exclusión. 

La directora de la Institución, Rosa García, recuerda que la realidad sigue siendo muy dura para muchas familias. “Acompañamos a personas que no pueden hacer frente a los gastos del colegio de sus hijos, que durante este invierno no han podido disfrutar de agua caliente o de calefacción, no pueden pagar sus medicinas, o no pueden ofrecer a su familia 5 comidas variadas al día”, asegura García. Insiste en que la recuperación económica no se está traduciendo en una mejora de la situación global de las familias vulnerables, pues éstas siguen necesitando de grandes apoyos y acompañamiento. 

A lo largo del pasado año Cáritas ha trabajado de manera directa a 6.369 personas. Desde el Programa de Atención Primariaha atendido a 2.643 personas, desde el Programa de Infancia, Adolescencia y Familiaha acompañado a 539 menores y ha apoyado a otras 93 desde el de Personas sin Hogar.Durante el 2017 ha realizado 1.585 acciones desde el Programa de Mediación Jurídica, y ha trabajado con 94 personas privadas de libertad a través del Programa de Prisión. Finalmente, desde Empleo y FormaciónCáritas ha acompañado a 1743 personas llevando a cabo orientación laboral, acciones formativas, asesoramiento e intermediación laboral.

Disminución de los donativos

A lo largo del pasado año, Cáritas Diocesana de Albacete ha invertido cerca de un millón y medio de euros en programas de acción social, una cantidad que prácticamente se mantiene a lo largo de los últimos años. “En Cáritas faltan recursos de forma constante, porque constantes y apremiantes son las necesidades que tenemos”, afirma el secretario general de Cáritas en Albacete. Antonio García asegura que en este tiempo han notado un descenso en las donaciones pese a que la inversión en apoyos económicos y acompañamiento por parte de Cáritas sigue creciendo.

Compartir