La Tómbola de Cáritas Diocesana de Albacete se marca como objetivo este año la venta de 526.370 boletos

20 de Agosto de 2017

El viernes 11 de agosto, contando con la presencia del obispo, Don Ciriaco Benavente, la Tómbola de Cáritas Diocesana de Albacete levantaba sus persianas. Esta vez se pondrán a la venta 526.370 papeletas, 25.870 más que la pasada edición, de las cuales 134.320 contienen premios directos aunque no hay que olvidar que con los boletos no premiados, también se podrá optar a otros premios.

Los productos son de lo más variado, desde las tradicionales latas de conserva a estancias en hoteles o casas rurales, cenas para dos o juegos de electrodomésticos aunque siempre se intenta introducir nuevos premios, así, se entregarán tablets, móviles, consolas o una camiseta firmada por Andrés Iniesta. Entre los productos no  faltan los que se elaboran en programas de Cáritas (del taller ocupacional y de prisión), o de la Fundación El Sembrador.

En los premios directos, (este año se pondrán a la venta un total de 134.320 papeletas, 3.320 más que en 2016) destacan los circuitos de hidroterapia, masajes, vinos o artesanía. También podremos completar la palabra Cáritas y optar a alguno de los 2.131 premios a elegir (pequeños electrodomésticos, utensilios de cocina, etc.)

Pero hay más posibilidades, y otra es reunir las palabras Cortijo y Covaroca, que es el nombre del albergue y campamento ubicado en la Sierra de Las Cabras, en Nerpio, que es una de las empresas de inserción social para personas en situación o riesgo de exclusión social con las que cuenta La Fundación El Sembrador. En este entorno, los afortunados podrán disfrutar de una estancia de fin de semana para dos personas.

También se puede participar en los tres sorteos que se llevan a cabo. Habrá un total de 28 premios entre los que se encuentran consolas, una moto y un coche Fiat Panda. En este sentido, recordar que el año pasado no se recogió ni la moto ni el coche, de ahí que los beneficios para Cáritas fueran mayores.

No olvidamos las donaciones pues son ciertamente importantes y en 2017 han vuelto a crecer junto a las colaboraciones. Este año se ha contado además con un voluntario que se ha encargado de hablar con las empresas cerveceras artesanales por lo que las donaciones de este producto han aumentado. El número de empresas colaboradoras asciende a 198 y éstas han donado 12.825 premios, lo que supone un 9.55% del total de los premios de la Tómbola 2017. El porcentaje de premios total este año se sitúa en el 26%.

Y el precio, el mismo: 1 boleto, 1 €, 4 boletos, 3 € y 7 boletos, 5 €.

Otro dato importante se refiere al beneficio obtenido en la pasada edición donde se consiguió recaudar 135.814€. Debemos remarcar que detrás de cada boleto, hay personas, problemas diversos y nuevas oportunidades de formación, de empleo y de vida. Un boleto significa mucho.

Recordamos que la Tómbola abrió sus puertas por vez primera en 1952 con un objetivo entonces que aún permanece: financiar con fondos propios acciones y proyectos de Cáritas. Este año se celebra su 65 edición con un espíritu de solidaridad y caridad que continúa intacto.

Pero la Tómbola también cambia y se adapta a las nuevas necesidades remozando sus instalaciones. Se ha renovado el suelo de las casetas de venta, se ha mejorado la iluminación exterior, se ha adquirido  una pantalla led y también un frigorífico expositor para los quesos manchegos que son premios muy aceptados por todas aquellas personas que colaboran y disfrutan de esta iniciativa tradicional iniciativa solidaria de la institución.

Solidaridad, empleo, ilusión y nuevas oportunidades

La Tómbola es posible gracias a la colaboración de la ciudadanía y al trabajo desinteresado de más de 300 personas voluntarias que se implican a lo largo de todo el año realizando diferentes acciones, incorporando nuevos productos o contactando con nuevos donantes.

La Tómbola supone además una oportunidad laboral para 17 personas, 9 de ellas de la bolsa de empleo de Cáritas, que durante dos meses estarán trabajando en mostrador y en almacén.

Detrás de cada boleto que Cáritas pone a la venta hay empleo, ilusión, acompañamiento, dignidad... es el trabajo que la Institución realiza al servicio de los que menos tienen y en los lugares y realidades más desfavorecidas.

Miles de personas acuden cada año a Cáritas en busca de ayuda y es obligado atender sus diferentes necesidades. Para ello, la Tómbola se convierte en una fuente de ingresos imprescindible para poder prestar atención a los colectivos más vulnerables.

Si esta nueva edición es un éxito, Cáritas podrá seguir atendiendo y acompañando a personas en situación de riesgo o exclusión social durante todo el año.


Galería de fotos


Compartir